La importancia del código QR luego de la llegada del COVID-19

Puede que no hayas escaneado muchos códigos QR en el pasado, pero eso está cambiando. De repente el uso de estos pequeños códigos bidimensionales se está convirtiendo en la norma tanto en los negocios de hostelería como en cada vez más y más escenarios de nuestro día a día.

La pandemia de COVID-19 está haciendo que el uso de los códigos QR crezca de forma notable, y este singular sistema que fue creado hace 25 años se ha convertido en un aliado clave para minimizar contagios y fortalecer la distancia social.

No toques, escanea

Lo estamos viendo cada vez más en todos los negocios de hostelería, donde las tradicionales cartas para consultar el menú han dejado de proporcionarse en formato físico y se ofrecen ahora a través de un código QR.

Qr Rest

El cliente llega, escanea ese código y se le redirige a una página web en la que ese menú digital se convierte ahora en el método para poder elegir los platos que se van a pedir.

La idea no es nueva, pero lo cierto es que en la mayoría de los casos los códigos QR habían pasado sin pena ni gloria por nuestra vida hasta ahora. A pesar de su facilidad para generarlos y leerlos —hay decenas de aplicaciones de terceros que lo hacen, y algunos móviles integran de forma nativa esa opción en su aplicación de cámara— su uso no se había popularizado hasta ahora.

Solo países como Japón —quizás porque nacieron allí— los habían adoptado de forma destacable, pero la pandemia de COVID-19 ha hecho que se hayan convertido en una útil herramienta para minimizar los riesgos de contagio.

Responsables de empresas que proporcionan estos servicios dejan claro ese crecimiento imparable de su uso. Nils Engelking, cofundador de Egoditor, una empresa que trabaja con todo tipo de negocios para que generen e impulsen el uso de códigos QR.

En España estos códigos QR también han multiplicado su uso, y los estamos viendo de forma habitual no solo en restaurantes u hoteles —que permiten así mostrar información sobre sus servicios e instalaciones— sino también en emplazamientos como museos, comercios u oficinas de turismo.

El uso de estos códigos está propagándose también en el ámbito de las redes socialesTwitter y WhatsApp ya ofrecían esa opción para añadir a nuevos contactos, e Instagram acaba de anunciar que abandona sus propios códigos QR antiguos, llamados Nametags, y comenzará a usar códigos QR que ya se podrán escanear con cualquier otro móvil y escáner de códigos, y no solo desde la aplicación de Instagram.

Instagram se aparta así de su estándar propio en este sentido, algo de por ejemplo Spotify también hacía al tener tanto códigos propios para compartir música como códigos QR para ese propósito, aunque de momento este servicio parece impulsar sus propios códigos aunque tenga también soporte para el conocido estándar tradicional.

Sin duda alguna, el código QR puede ser una excelente alternativa para tratar con nuestros clientes y evitar posiblescontactos con relación al Covid-19